Del Beta al Smartphone

En tres décadas, el modo de consumir contenidos televisivos y cinematográficos ha cambiado y como consecuencia, el modo de producirlos también. En España, aunque el ochenta por ciento del consumo de contenidos televisivos se realiza de modo convencional, delante del televisor, bien en abierto o televisión de pago, el acceso a través de smartphones, pc´s, tablets, televisiones inteligentes a dichos contenidos, ha abierto un mundo de posibilidades de distribución de los contenidos producidos por los canales. Similar sucede en la industria cinematográfica, infinidad de plataformas ofrecen, mediante pago, la posibilidad de consumir cine. En la actualidad, fenómenos como el de Netflix, apuestan claramente por la distribución de cine y series de todas las nacionalidades que pueden ser consumidas, mediante pago, en distintos dispositivos y cuando el consumidor lo dese. Un gran cambio en los hábitos de consumo televisivo y cinematográfico.

Aunque el contenido emitido sea el mismo que el emitido en abierto, abre al espectador un nuevo universo de posibilidades para consumir donde y cuando quiera, algunas operadoras de cable ofrecen ese servicio de modo gratuito y supone una segunda vida para todo tipo de programas. En España, en Marzo de 2016, los tres grandes grupos audiovisuales superaron los once millones de personas que realizaron una visualización en diferido.

Paralelo a este nuevo modelo de consumo, ha nacido la segunda pantalla, usando como vehículo las redes sociales, una red de seguidores y usuarios interactuan, en el momento de la emisión, con otros usuarios o con el propio canal, creando una red de seguidores que permiten a los canales fidelizar a parte de su audiencia. Twitter, Facebook, WhatsApp, Apps y otras muchas herramientas adaptadas por y para el contenido audiovisual. Programas de máxima audiencia registran una media de 50.000 personas interactuando mientras se emite el programa.

television-30289_960_720

Youtube

Sin tener en cuenta a las antes mencionadas cadenas de televisión convencionales (con sus propios canales de vídeo corto en Youtube) o de pago, inevitablemente internet y contenido audiovisual, confluyen casi en su totalidad en Youtube, el mayor repositorio de vídeos en Red del mundo. El consumo en Youtube se centra fundamentalmente en la música pero muchas iniciativas han encontrado en él un escaparate perfecto para mostrar sus producciones, un escenario más libre y menos encorsetado que los rigores de los canales de televisión, además, la producción es presupuestariamente muy inferior al del canal de televisión. El inconveniente, tienes que hacerte tu nicho de audiencia peleando con millones de vídeos, lo cual implica plantear un contenido encaminado a un público objetivo y/o canales centrados en un tema concreto.

Como ejemplo de la importancia de crear un canal de Youtube, suministrarlo de contenido actualizado, teniendo en cuenta un público objetivo, mencionar a Recetas de Rechupete, en dos años de vida, ha subido doscientos vídeos temáticos, tiene audiencia en más de diez países, dos millones y medio de reproducciones y se acerca a los seis millones de horas visualizadas.

Productoras/Vídeo Creadores/Músicos

Muchas productoras audiovisuales, video creadores, músicos y un sinfín de propuestas, han encontrado en la Red, el escaparate idóneo para poder mostrar sus trabajos y tener una visibilidad, inviable hace pocos años.

4 thoughts on “Del Beta al Smartphone

  1. Mitchell dice:

    Thank God! Sooneme with brains speaks!

  2. BobbuBrowne dice:

    Hello! Cool post, amazing!!!

    1. david dice:

      Thank you very much

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *